top of page

\sillas

sillas               conciertos                  colaboraciones                colecciones

«hacer música o arquitectura es crear, engendrar ambientes que envuelven sonora o visualmente» - Iannis Xenakis (1922-2001)

sillas

Henry David Thoreau, en su obra Walden escribe: «He estado atento para detenerme en el cruce de dos eternidades, el pasado y el futuro, que no es sino el momento presente».

para Thoreau el transcurrir infinito del tiempo se hallaba en la contemplación. Thoreau concebía el tiempo, la vida y la muerte como un lienzo de grandes dimensiones, un espacio en blanco en el que escribir sus versos. escribía sentado en una silla de madera en la que, por momentos, una visión, un pensamiento, un ensueño podía convertirse en su inspiración.

Thoreau, al igual que Whitman o el crítico literario Walter Pater proclamaban la idea de la búsqueda de la intensidad como ideal de vida. una intensidad que Thoreau encontró sentado en una vieja silla.

una silla es una naturaleza hasta cierto punto compleja. la silla de Thoreau no es muy distinta a las sillas con las que recorremos nuestro viaje. cómodos asientos en los que contemplar un espacio donde la arquitectura, la música, la danza, la literatura se proyectan y se construyen con una identidad propia, única.

cada una de las sillas que nos acompañan contienen la memoria de un instante: una canción, un verso, una palabra, un encuentro. se convierten así en criaturas humanas, casi divinas, grandes, pequeñas, libres, indomables y ubicuas.

 

sillas que permanecen ahí, inmóviles con el paso del tiempo. |

bottom of page